Avisar de contenido inadecuado

Cuando ya no te quieren...

{
}
 TAGS:
No eres más mi pareja, pero te amo igual y quiero estar "de vez en cuando contigo" o "te quiero pero estoy confundido" son algunas de las frases que se suelen decir para justificar una ruptura que nunca se termina.
  
Cuando una pareja termina una relación, se suele sufrir mucho, y es natural, puesto que en ella había depositado mucho amor, muchos proyectos y sobre todo, muchos sueños. Pero la historia terminó, lloramos, nos entristecemos, y pasa el tiempo prudencial para que mejoremos, y suena el teléfono y es el ex, que llama en son de paz, pero no de reconciliación. Y ahí se confunde todo. Vuelven nuestras ilusiones, nuestros proyectos y nuestros sueños.  Pero de repente, todo se confunde cuando él quiere tener contacto con nosotras, pero no quiere regresar a la relación: "Te llamo para ver cómo estás" es lo más común que se oye.
 
Lo cierto es que vamos a estar mal porque nos dejó y su reaparición a veces hace flaquear los pensamientos y deja pasar los sentimientos. La mayoría de las veces es un mecanismo de control, porque algunas ex no soportan ser reemplazados, aunque tengan pareja, llaman para ver si reanudamos nuestra vida sentimental. Si bien a nadie le gusta que lo reemplacen, en estos casos ellos pueden reemplazar, y ellas no.
 
El consejo para estos casos es poner límite. Ponerse firmes y si terminó contigo, pues se ha terminado. Nada de amigos con derecho, nada de contacto para ver cómo estamos, nada, al menos, hasta que hayamos cerrado bien la historia y estemos listas para volver a verle la cara u oírle la voz. El tiempo para madurar una ruptura puede tardar años, y eso dependerá de la fortaleza interior que tengamos para asimilar estos dolores. Pero no permitas ser juguete de nadie y no permitas que nadie controle tu vida.
 
Es muy fácil caer en el círculo vicioso del amor, incluso cuando no somos correspondidas. Quedarse aferradas al ex, es un mal que sufren muchas mujeres. Pero no desesperes, romper las cadenas es más fácil de lo que crees. La primera regla de oro: depende solo de ti. ¿La segunda? Romper y no dar un paso atrás ni para tomar impulso.  La mejor receta para afrontar un rechazo amoroso es deshacerse de todo lo que nos recuerde a la persona amada, no llamarla ni intentar contactar con ella nunca más, salir y hacer algo que nos distraiga.  ¿Te parece imposible? No lo es, sólo tienes que quitarle a tu pareja el poder que tú misma le has dado. Te has acostumbrado a dar y a esperar, y él a recibir y manejarte a su antojo, porque tú se lo permites.

La obsesión amorosa está directamente relacionada con la inseguridad y la falta de autoestima. "Nadie es tan valioso como para morir por él", dice. "Si conseguimos valorarnos tanto como valoramos a la persona querida, elevaremos nuestra autoestima.  ¿Por qué seguimos en una relación insana a sabiendas que no nos aman? Esperar a que te quieran puede ser una de las experiencias más humillantes y tristes,: "Ya no me abraza, ya no se preocupa por mí" o "Nunca me he sentido realmente amada". ¿Qué esperas entonces? Mendigar amor es la peor de las indigencias.
 
¿Quién tiene el poder en una relación? No es el más fuerte, ni el que tiene más dinero, es el que necesita menos al otro. Si tu pareja puede prescindir de ti mucho más fácil de lo que tú puedes prescindir de él, hay que equilibrar la situación. Una persona honesta jamás estaría con alguien a quien no ama para aprovecharse de ciertos beneficios, llámese comodidad, dinero, compañía, etc.  Si no te quieren, no es negociable. ¿Qué vas negociar, qué acuerdos vas a proponer si no hay sentimiento, ni ganas, ni deseo?
 
A veces la esperanza es muy mala consejera.  En ocasiones, la crudeza de la realidad nos quita la carga de un futuro inconveniente. Si bajara un ángel y te dijera que tu pareja nunca podrá amarte de verdad, por lo menos como te gustaría, ¿seguirías manteniendo la relación? ¿Qué harías?  Es claro que si alguien duda de que te ama, no te ama. "Dame un tiempo", "Déjame pensarlo" o "No estoy seguro": excusas o mentiras.  Si es evidente que no te quieren y sigues allí a la espera de la resurrección amorosa, te extralimitaste: estás del otro lado. Si tu sensación de insatisfacción afectiva persiste a pesar de tus justos reclamos, no hay dudas: no te aman, y alguien tiene que irse.Lo más curioso de este tipo de relaciones obsesivas es que muchas mujeres se aferran a situaciones y personas que en realidad no les hacen felices". Incluso muchas de ellas acabarían desenamorándose de esa persona si la tuvieran a sus pies. Se trata de un comportamiento obsesivo que esconde otro tipo de problemas, una gran insatisfacción consigo mismas y un gran miedo a estar solas.  En realidad, esta actitud las está frenando respecto de sus vidas, ya que les está impidiendo conocer a otras personas que podrían aportarles mucho más, está limitando su desarrollo personal y social, y les está apartando de las innumerables situaciones y vivencias agradables de las que podrían disfrutar.
 
 
Hay que olvidarse de la palabra soledad y hablar de independencia y libertad. Volver a estar soltera puede suponer una nueva oportunidad en tu vida, una segunda vez para todo lo que no has podido hacer antes: viajar, salir, seguir estudiando, dedicarte a ti misma. Es importante buscar actividades que llenen tus ratos de ocio.
 
Si hay niños de por medio, se debe acudir a un abogado que medie entre las partes para llegar a una separación lo más cordial posible. Querer seguir con él por tus hijos es un error y no hará más feliz a ninguno. Tus hijos crecerán más sanos en un ambiente sin tensiones; ver que su madre ocupa un segundo lugar respecto al padre puede desarrollar en ellos patrones de comportamiento equivocados: de inferioridad en las niñas y dominación en los niños.
 
Consejos para superar una separación:
 
    No lo llames ni respondas a sus llamadas
    Olvídate del celular, cambio de número si es necesario
    Deshazte de todas sus cosas, no tengas nada que te recuerde a él
    Nada de cenas íntimas para hablar de los dos, siempre acaban de la misma manera
    No te vuelvas a acostar con él; si no te quiere, al menos mantén tu dignidad
    No le pidas explicaciones ni motivos, todo eso es pasado y no va a arreglar nada
    No te culpes de que no haya salido bien, tú has hecho todo lo que has podido
    No caigas en la rueda de interrogar a sus amigos sobre él
    Pídele a los amigos que tengan en común que no te hablen de él
    Cambia tu ruta para salir y evita los sitios donde él va
    Acude a un gimnasio o inscríbete en un curso para conocer gente nueva
    Cree que tú vales más que él y que también hay hombres mejores que él
    No descuides tu aspecto físico, necesitas sentirte más bella que nunca
    Cambia de ambiente, ojala fuera de la ciudad los fines de semana
    Ten siempre en mente los refranes: "Mejor sola que mal acompañada", "No hay mal que dure cien años" y "Ojos que no ven corazón que no siente".
 
Walter Riso
{
}
{
}

Deja tu comentario Cuando ya no te quieren...

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.